Enamórate de Lisboa en un fin de semana

Mil rincones mágicos están repartidos por la ciudad de las 7 colinas. Entre la Praça do Comércio y la Torre de Belém encontraras los lugares más especiales donde comer, pasear y descubrir.

Los imprescindibles de un fin de semana en Lisboa empiezan irremediablemente por desayunar pastéis de Belem, continua por una comida mientras se intuye el Tajo y prosigue disfrutando de la noche más bohemia en Barrio Alto, donde quizás acabes bailando hasta el amanecer. Entre sus calles, te podrás maravillar con la característica gastronomía de la ciudad (sus pastéis de nata son sin duda los más deliciosos de Europa), la cuál por su parte, se ha convertido en la escapada fugaz soñada.

Lisboa amanece pronto, y a pesar de sus cuestas, la capital de Portugal es un autentico sinfín de callejuelas que parecen orquestadas para que el visitante encuentre un autentico recuerdo en ellas, que perdurará por meses. Para empezar, te proponemos que comiences por un paseo por cualquiera de sus barrios; el movido Barrio Alto o el misterioso Alfama o Belém, done te tele transportarás siglos atrás gracias a su magia y  el Monasterio de los Jerónimos o su Torre de Belém, la cual conforma una de las vistas imprescindibles para conocer a fondo el corazón de la ciudad.